AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

viernes, 30 de diciembre de 2011

Infelices por Siempre

 La vida pierde sentido. La vida pierde el sentido cuando se hace imposible poder amar. Cuando se hace imposible poder ser amado. Como sacarse una foto desnudo y guardarla en el olvido. Sin repercusción ni alagación.
 Un fotograma mental guardado profundamente quedará dentro mío desde el día que me dejaste de amar. La escena se torna gris en la repetición, cuando empieza la misma historia. Cuando empezaste.  Tan sólo un poco menos de odio, pido. Quisiera ésta locura contada del mismo modo, pero al contrario. Dejes de odiarme para amarme. Que me beses de atrás para adelante y lleguemos al primer encuentro. Y te envuelvas como un hilo en su carrete, y no te desfigures tal como lo hace una gota de agua al volcarse de un vaso, fuera.






[El frío de la madrugada corta las venas ardientes del suicidio invocante de esa tristeza etérea. Casi hermosa...]

No hay comentarios:

Publicar un comentario