AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

viernes, 30 de diciembre de 2011

Murales


¡Usá tus pinceles para esparcir tus sentimientos!
Usemos el agua para calmarnos, y llenemos este aire de un mejor olor.
Fluyendo van los dibujos, y de a poco se saturan de movimientos esos muros, antes tan quietos... Una línea acá y otra allá. Un poco de color. ¡Imaginación! Se notan, a flor de pared, tus emociones más amuradas. De una vez se dan a conocer. Expresan tu mirada.
Luz, sombra y amor. Se crea la visión que todos aplauden. Se festeja y se logran instantáneas magníficas. Se disfruta a simple y profunda observación.
Dejaste tu yo más más interno y eso te incomoda. Estás desnudo, frente: mucha gente. Casi parece que estuvieras en una pesadilla. Ahora todos te miran. Miedo. Terror. No te quitan los ojos de tu invención. ¿Te aplauden? ¡Parecen gritos! Gritos ensordecedores. Puntiagudos.
Mejor será que explayes algo que nadie entienda...

No hay comentarios:

Publicar un comentario