AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

lunes, 14 de enero de 2013

 Esto es lo que sale cuando después de mucho tiempo vuelvo a escuchar un CD que me gusta. Vuelvo a escucharlo DOS veces seguidas. Me pruebo ropa vieja (no sé por qué!) y leo cartitas guardadas de hace bastante tiempo.
 Es un poco triste, aunque al final se pone lindo. Igual, no preocuparse! Estoy mejor que nunca!


(^EL cd!)



" Volver. Volver a viejos sonidos, viejos aromas. Viejos pantalones y camisas. Volver a esas viejas sensaciones que en algún lugar secreto de nuestro mundo se escondieron con la más candorosa nostalgia.
 Recordar. Recordar viejos momentos. Viejos rostros cercanos, y sus viejas risotitas asomando. Viejos recuerdos que de a poco se fueron desvaneciendo hacia ese pequeño lago de corazones abandonados.
 Volver y recordar, casi de golpe. Como si un mismo torbellino (pero de personas y emociones) me sorprendiera en medio de un intenso sueño. Casi despertándome por tenerlo al lado, antes que por los gritos que lo anticipan. Volver y recordar como si no hubiera una mañana más esperando a ser usada. Como sabiendo que en cualquier pequeño instante éste, mi mundo, fuera a desaparecer casi al mismo tiempo que mi cuerpo.
 Volver y recordar todas esas pequeñas cosas que me hacen ser. Viejos silencios, viejos regalos, Viejas zapatillas, y sus cordones malgastados (por casi no decir suelas) que tanto anduvieron por
donde más quería mi cabeza, mi vida. Volver y recordar. Amores viejos, acaso. Amor viejo.
 Pero por sobre todo, seguir. Volver y recordar. Seguir. Seguir a por un camino nuevo. A un sinfín de cosas nuevas. Libros nuevos, lápices nuevos. Seguir buscando precisos instantes en los que ser feliz. Nuevas caras, nuevos ojos. Nuevas emociones, nuevas fotos. Nuevas sencillas maneras de poder ver la realidad.
 Porque mi mundo, mi mundo es eso. Mirar hacia esa pequeña luz que se hace notar allá, en mi futuro. En lo que voy a amar. Sabiendo siempre que puedo volver a mi pasado (a ese lugar en que disfruté, pero no amé); porque todavía puedo recordar.

Sigo, porque es lo que más ansío y quiero, y puedo volver porque sé recordar."




(Y los dibujitos que se hice cuando terminé de escribir ^^)



4 comentarios:

  1. No está mal recordar, cuando no se deja que la melancolia invada al resto de las emociones.
    Está muy bien escuchar un disco y volver escucharlo más de una vez.
    Sobre todo cuando no es un obstaculo para disfrutar lo nuevo.
    Te hice caso en tu sugerencia de incluir a IKV entre lo mejor de año nuevo. Hice un posteo con lo mejor del año pasado, entrada que incluye links a un blog secundarias, con entradas en que se detallan más la informacion sobre lo nuevo. Hay un par de videos.

    ResponderEliminar
  2. un diván a la derecha!

    no, todo bien, uno se pone melanco a veces... el tema es no leer cartas de amor viejas, que creo que es el caso... salu2

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, puedo parecer loca pero hey! No!
    Como bien dice acá El Demiurgo, y otro amigo mío, hace bien recordar cosas, ponerse así. Pero no quedarse mucho tiempo ahí :)
    Lo de las cartas, admito que sí estuvo mal jajaja igual no todas eran de amor, ojo.

    ResponderEliminar
  4. vamos, a ponerse a escribir un nuevo post je... salu2

    ResponderEliminar