AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

domingo, 6 de enero de 2013

Lo importante de la vida

Ayer, hablando con Julia de las cosas que en este mundo no podían faltar. Tomando un helado. Detestando el calor juntas.
Empezamos nombrando el helado, claro, y la palta. Pasamos por los tomatitos cherry, las zapatillas, los silencios. Terminamos en Capusotto y los Chelos (violonchelos, vale aclarar).
Una tarde productiva, por sobre todas las cosas.
Disfrutable.
Una manera grata de pasar los 30 y pico grados de calor.
Ojalá más días míos fueran así! Para que la próxima vez que me pregunten con qué cosas no podría vivir, nombre orgullosamente: las tardes con Julia.



(Agrego foto que me gustó buscando en google: "tardes con Julia", como para que no sea todo tan aburrido)

5 comentarios:

  1. Me sumo a los helados, agrega una pizza. La música, Internet, las musas, las miticas y las reales que tienen algo de las miticas. Y ya me salieron mis deseos. Interesante entrada.

    ResponderEliminar
  2. a pesar de tu post, el vernano no podría faltar...

    ni internet!! claro ja... salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo sería uy feliz si el verano no existiera... gustos son gustos eh

      Eliminar
  3. y como hago para seguir el blog??? puff...

    ves? otra cosa que no puede faltar, el gadget de seguidores... salu2 again...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja! es más fácil de lo que parece... copias la url, vas a tu escritorio blogger y a la izquierda aparece un botón para añadir blogs :)

      Eliminar