AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

viernes, 10 de mayo de 2013

Otra vez

 Sí, de nuevo volví a no escribir. Esto ya se me hace costumbre. Me siento mal con eso, pero bueno. Tuve la gran idea de hablar sobre esto justamente. De paso me salvo de dos.
 La colgadez. Con la vida, con las pequeñas cosas, con qué?

 ¿Qué es en sí colgarse? Suena raro. Colgado. Como definición podría decirse que es aquella persona que deja de lado, o le quita importancia, sin darse cuenta, a alguna cosa. Pero creo que podría hablarse de algo más. ¿Por qué, de golpe, algo te deja de importar tanto como antes? ¿Cuál es el trasfondo? Y creo también que esa es la parte más difícil de pensar. Porque antes que nada, hay que darse cuenta que se está dejando algo. Es complicado aceptar eso. Más cuando se trata de cosas susceptibles.
 Hasta ahí llego, no quiero meterme más. Me da miedo pensar el por qué de mi colgadez con todo en general. Prometo pensarlo, y en algún momento daré mi veredicto al respecto.


2 comentarios:

  1. Es bueno que escribas, puede ser algo catartico.
    La colgadez tal vez no tenga que ver con dejar de darle importancia a algo. Sino con irlo postergando, tal vez por desgano, por desanimo o por no tener que decidir. Eso me pasa a veces. O pensar tendría que hacer tal cosa hoy, luego tal otra. Y la frustración lleva a no hacer nada. A veces me cuesta decidirme a hacer lo que quiero hacer.
    Bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, sí. Pero es complicado cuando cosas grossas en juego.
      Gracias!

      Eliminar