viernes, 4 de octubre de 2019

Esperar el día

Llevo bocha esperando
No sé por qué se me da tan fácil
Será de las pocas cosas que no cambiaría

Me gustaría saber qué pensas de mi

Yo me imagino siempre altos bosques
Con un millón de caminos angostos
empinados
circulares
Que me llevan a recorrerte los surcos
Las cicatrices
Me mostraste que se podía cortar raíces
Ahora soy como una fuente

creo que ya aprendí a no idealizarte
Puedo pensar en vos y no convertirme en barro
Sí, las confesiones son siempre dudas y son extremas

martes, 27 de agosto de 2019

1
me gusta la poesía
porque tiene algo
de lo cotidiano
pensar sobre lo que pienso
un masaje a las venas colapsadas
buscar lo perdido
registrar lo que se desvanece
me gusta el claroscuro que se forma en la piel
me gusta ver las sombras del movimiento
un pez en la voz
me pasaría horas mirando
tu panza siento que hay
un tesoro escondido
me pierdo en los brillos
necesito escarbar
si pudiera
me pasaría horas
imaginando, un acuario
una ciudad perdida
el dorado
un camino que se abre para
que entren mis huesos
una escena verde musgo
nos veo como anfibios
aletas
viscosas
que dejan
marcado el lugar
atlantis en tu cuerpo
la suavidad de la transpiración
los huecos que forman
los volúmenes de nuestro cuerpo
se rellenan
uno con el espacio
que deja tu curva
lo mínimo para
tocarse sin decir
lo mínimo para
entender
que tocarse no significa nada
y todo si lo que encuentro en tu piel
son los brillos del agua
si alguna vez te detuviste
a mirar cómo se mueven
las hojas de un árbol
esas que son
amarillas y chiquitas
que el sol hace
que se vean
en el centro de Plaza Rocha
son sombras sutiles
que me vuelan en los ojos
que se conectan se mezclan
son manchas pero tienen forma
son como flores
son hermosas
me resultan hermosas sus sombras
casi hermosas como soñar sola
te imaginás dormir conmigo?

2
respirar y bajar
hacer dulce con los duraznos marchitos
disfrutar en la mañana
refrescar los pies
caminar para abandonar el peso
subir la montaña
ver nacer el agua
fluir lo congelado
resistir la sequía
galopar los labios
atar la fruta
la herida es una estrella
si hay cuerpo hay energía
motor de movimiento
todavía tengo la cicatriz
diseccionar
la piel para investigar
ancestras
árboles con nombre consuelo
ramas rotas
ver las estrellas y guardarlas en un espejo
dentro de una montaña se esconden
todas las tristezas
pasar un verano de campamento para
llorar el barro, de pronto se vuelve piel
dónde están las piedras que nos salvan?
y dónde el agua que nos dice cómo caminar?

martes, 7 de mayo de 2019

1
deseo
sierra pampeana
tus caderas
lúcida
pista sin fin a la percepción

hay una energía que se mueve
avanza con la piel
curva

es tan ínfimo el líquido
en la quietud
agua libre
cuerpo, lago dispuesto
a desarraigar el mar

2
caminar sobre piedras calientes
desierto
son tus piernas heridas las que brillan
dame el sol que te infla
yo sé curar con mantitas santas
sahumereamos
y espantamos todos los diablos

vos
sos ángel
te acuno
y nos apunamos si querés
negrita, besarte
es los siete lagos expandida
sos toda la cordillera en un segundo

3
el deseo es péndulo
suspensión
despertar una ola humedecer
suelo de pampa
atemplar una ansiedad
también es mantener estable
el agua

es:
té de melisa con mascabo
a las 7am
en la cabaña
tu pelo recogido
despertás con la luz
te veo flotar como infusión

ser
cuidar ser

4
alguna vez te perdiste?
tanto como sentirte hierba
piedra en la ruta del desierto
interminable mareo

si escuchás
hay una caracola que te enseña el mar

miércoles, 1 de mayo de 2019

Voy a evitar salir con nadie

voy a evitar salir con nadie
ésta va a ser una película que hable de la soledad
un camping en día de lluvia
las pocas personas desarman carpas y cuentan cubiertos
se guardan unos a otros como si fueran reales
yo miro el barro parada justo al lado de mi carpa para uno
-si todas las noches hace este frío
-pero a mí me gusta el río -me respondo sin hablar:

el agua se lleva todo lo que corre por la entrepierna
el lago está solo todo el año

aprender a callarse algunas cosas
viajar por la cordillera me recorrió tus ojos
en los lagos
-es como si se te estrellaran las nubes, no?
-quise ser el sol
-la tonta soy yo
que se encuentra con nadie
que se llora para humedecer
la piel
seca
que se miente toda rota
cuándo se aprende a crecer?
cuándo dejaremos de repetir?
la cuerpa
-dejá de recordar

una playa de piedras
y el viento que
te corta en la cara
te retuerce el gesto
querés que te crezcan las branquias
pero que se dejen de escamar
las ganas de dar un beso

hoy
quiero construir una casa en el medio de esta nada
un castillo inflable
y despertar el sonido delicado con mi mano
un lugar donde no sabemos
cuándo es tiempo de decir te quiero
dónde guardamos el líquido íntimo
y no el simulacro de un afecto

nademos en deshielo

las heridas son cristales
prisma irrompible
la casa que es el tiempo
la luz
en el cuerpo
los colores que se forman con lo traslúcido
imagen adorada de la quietud
no es posible romper una herida

la piel se raja desierta
fría
la nieve de la oscuridad
muerte momentánea de lo sagrado

lo indecible es el placer de sanar con el roce
cosquilla de alma
usar la máscara para aprontarse y devolver tiempo pasado en los ojos del pez

aprendizaje
lo indecible se deposita en la piel
la sensación de un pubismo que azote
martirio
de una alma que no es anfibia

mirar lo que podemos ver sale o no sale?
-lo esencial es invisible a los ojos
construir entonces el techo de unas aguas precarizadas
reflejar sobre ellas la naturaleza humana:
piel de caballo rota

-armas galopantes en la linealidad

sábado, 27 de abril de 2019

sólo quiero besarte amiga
y fundir
el motor
la amargura
no hay dolor que dure cien años dicen
te abrazo
que dure lo que tenga que durar
quebrar del cielo neblina
se viene alta tormenta y así
los besos son mejor
me gusta exagerarte para decirte
la poesía se siente en el cuerpo
quiero besarte y hacerte
poema
hecho
grabado en placa blanca
oro
hacerte reliquia
guardarte en la memoria de las manos
reconciliarte el lomo
donde lo escondemos…
la carga, se desagua con la humedad
ser curandera de la risa
ser aire en el manto
otoñal espacio mínimo
para respirar-recorrer
ser la bandera de este duelo
flameante en plena guerra
sostén

el cuerpo pide tiempo
candado silencio
sos proceso
volver atrás volver a mirar tu película
sos creación
sos metáfora

sos mi trinchera para el amor, amiga
me pregunto qué es la poesía
poesía es tierra idealizada
el barro que te brilla la piel
selva amazona
sos
un viaje a mí ciénaga más profunda
atraviesa maleza serpiente mutación
se arrastra a pantano expande el calor
une
pegotea
un río amarronado y correntoso
y lo más difícil es poder
barrenarte

miércoles, 24 de abril de 2019

Develo

develo el paisaje de los cuerpos
ese que
a veces implora sanar

el símbolo por el acto
ese instante en que
la piel logra despedirse
en un roce que dice
chau como nunca
es impregnación de lo suave

que nunca antes
nunca más

guardada como llanto
en pañuelitos descartables
es escuchar una melodía con
la tecla perfecta para
separar       continentes
de
tanta cuarteada de corazón

el cuerpo hecho tierra
sin hermana ni patria
a la succión de
un otro movimiento de placas
tectonia de sentimientos

que tapamos de tsunamis
con ojos anfibios

qué saben del sol?

las piedras que caen
por erosión desde el
corazón acuático
a la crema de tu piel blanca​
forman tres colores en
el paisaje de hoy:
escama oxidada
cordillera seca de mar
y un cielo despedido                                                                                              

miércoles, 17 de abril de 2019

corremos en sentido contrario
nos chocamos con las mismas piedras
miro para atrás y quiero verte
todavía huelo el sahumerio de jazmín blanco

el bosque es tan grande
la flor de tu pecho se abre
me regalás tu equilibrio

se te nota en los ojos
la profundidad de un lago negro
reflejo de estrellas
intimidad
la suavidad de la piel en un beso detenido

el agua nos tapa las gargantas
y nos supura en los ojos
los bebés en el agua se sienten como en su casa
tal vez deberíamos reconciliarnos con las lágrimas

/

de tanto andar caminando por la ciudad
el camino se vuelve desierto
y extrañamos nuestras casas
yo y el yo dentro mío
olores a jazmín
la terapia del cuerpo me la enseñaste vos
a qué ancestro estaré trayendo cuando bailo
mares en este desierto
urbe alagrimada
la esperanza se deja
hora de alinear
de soltar
de saberlo

la vista machucada
el corazón resquebrajado
la descompostura
la mala pisada
la indiferencia
las injusticias
la tristeza
el sonido de las voces en la cabeza
atrapa al pez dorado
el alma deshabitada
se reencuentra en el agua

deshielo de pasares
el lago como fuente divina
reencarnación al cordón umbilical
sanar
esperar
encontrar
hambre voraz
encarnación
explota el alma en luna llena
ovario en quiebra
la esperanza vuelve
renacimiento

la piel escamada
el corazón bostezando
abriendo
rugiendo
un fogón para el alma
que seque que prenda
morir para ver
con ojos nuevos
el consuelo de mujer
la esperanza siempre llega

film nro 53

una selva amazónica infinita
sucesión de planos plenos
en un río pacífico
una playa
pies regocijando oxígeno

la piedra que elegimos juntos hace sapito
como 10 veces
como las 10 veces que lo hicimos

la intensidad se pierde cuando se aleja
rever del agua que corre y se expande
y nos volvemos a mirar
el sol como nuestra piel se vuelve verde
algas de estar pegados por la humedad
el río sigue con sus olas suaves que suenan en primer plano
a recuerdo de vacaciones en la montaña
la escena se vuelve un volcán precalentado de tensiones

-qué ganas de bollos este horno
-qué?
-nada. pero qué lindo el sapito cuando sale bien

travelling in sobre ese reflejo de soledad
zoom out enfermo
como eso que hizo Tarantino en Django, como eso que te hago siempre
como cada vez que lloramos
ya nos sacamos las ropas
tu mallita amarilla de todos los tiempos
y mis lunares que te caminan los ojos
poco a poco
movimiento relativo: yo chapoteo, vos te rascás la entrepierna
mirar el horizonte de este río verde
hacer diez pasos​ hasta sumergir la cadera
respirar
cerrar ojos y nariz
ahogarnos juntos en este paisaje
que nos extiende el cuerpo

que nadie se entere que​ todo es mentira
nunca existió el paisaje el vínculo
la nieve siempre tapó todo
todo un manto blanco que esconde
que imaginamos los ciprés y siempre lo hicimos de a muchos
el bosque es nuestro pero dura un suspenso de pies empinados
espinas en los ojos torrenciales
también
recreamos
la defensiva
recreamos un instinto
que no conocemos
todo es mentira bebé
pero si querés traemos el bosque acá
al dpto de siempre
acá a la ventana
y nos fumamos un puchito con él
y me quedo con alguna de sus hojitas
y después lloramos mientras lo abrazamos
la partecita por el todo tan imposible que lo hacemos verdad y nos duele en serio

esto va ser un film
-ninguno acabó
un bosque medio seco se desparrama por nuestros cuerpos
poco a poco nos limitamos las migajas de habernos poseído
-no siempre se trata de acabar
una a una se humedecen las heridas
los ojos rotos la espalda sin curvas
-ya lo ví todo, lo que no quería
el polvo araucanizado me desvela el sol de mañana que no va a poder ser
acá estamos frente al río
y las almas se nos van yendo de las manos

se besan con los besos de la poesía
se detienen siempre en la espalda
ahí donde la lengua del decir no llega
se desangran lutos
las llamas esperan por desmemoriar
la poesía encuentra siempre
el cuerpo donde rebalsar y acabar

viernes, 10 de marzo de 2017

sirena de bronce llora desprotegida

hasta el sol más humilde
raja el mapa de los cuerpos mesetados
sólo hay pan quemado y humedad
para llenarse

las piedras que caen por erosión
del corazón aquático
forman tres colores en el paisaje de hoy

escama oxidada
cordillera seca de mar
y un cielo despedido
Un cuarzo roto
rosa suave

autopista de sábanas
Quiero nacer otra vez