AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

viernes, 21 de junio de 2013

Camina soles desandados
que nunca han de ser.
Mira el horizonte
sin perderte en el querer.

La ausencia de tus ojos,
que viaja envuelta en tu sonrisa.
Perdida. Parecés perdida.
¿Dónde estás? Tu mirada no se ve.

Ahora se funde, la luz.
En la misma luz del fuego
se quema, y se quema tanto
que ya no queda nada.

Te deshacés, entonces.
Como el aire se evapora.
Creo que eres feliz
envuelta en tu soledad.

2 comentarios:

  1. ¿Se puede ser feliz en la soledad? ¿O es la soledad una espera de algo que realmente de felicidad?

    Te recomiendo este blog

    http://postbysil.blogspot.com.ar/

    Tiene una temática similar a algunas poesias tuyas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da para pensar, no? Y en realidad la cuestión está en que nadie puede estar solo, SOLO, literalmente. Es imposible. Siempre hay alguien.

      Si! Gracias :)

      Eliminar