AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

domingo, 24 de noviembre de 2013

No estés triste. No
más que yo.
Te veo y me desarmo
entre aguas de sal.

Ahora empapada, menos
puedo verte
intentando llorar.
Si lo vamos a hacer, amor
que sea con luz
proyectada en boca
de sabernos felices.

1 comentario: