AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

jueves, 12 de diciembre de 2013

III

Escapé del encierro
que significa
vivir
sin querer sentir
lo que veo.

Persigo sueños
que no son míos,
y me envuelvo
en humos que no quiero.

No cabe en mí,
el aire
para respirar (te).

Pero necesito abrazarte
y sin mentirte

mirar y hundirme en tus ojos.

Miré por el horizonte,
y sin querer
pensé.
Se aprende más por sentir
que por ver.

Persigo sueños
que no son míos,
y me envuelvo
en humos que no dejan ser.

Ya no espero más
nada
para encontrar (me)

y esfumarme.
De un soplo

entrar y volar en vos.

1 comentario:

  1. Creo que logro entender lo de perseguir sueños ajenos.
    Los sueños propios suelen ser tan esquivos, pero son propios.

    ResponderEliminar