AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

jueves, 20 de marzo de 2014

Flotar o moler

Flotar o moler
como flota el agua en tu ojo
(pedacito molido de tu cuerpo)
Molido o abolido por la torpeza
de llorar sin razón
de ver sin querer
de mover sin necesidad.
Hermosa tu piel escondida
que en manso roce redescubro
Tarde tras tarde
en la cúspide del encuentro imaginario.
Te busco y no te tengo
porque acaso no se puede tener
A nadie
Que se tenga a sí mismo.
Asimismo me encuentro en redoble de existencia
a mí
cuando sé que me hacés falta
Para completar
Para terminar por definir lo que no se puede
lo que todos quieren
que todos deberíamos anhelar.
¿Soy por vos o para vos?
¿Existo porque estoy o porque me veo?
¿Pensar, sentir o percibirte?
Entonces soy yo la que se quema
por pensarte desde adentro
o adentro.
Adentro yo en tu llanto
que me lleva al principio.
A tu ojo lloroso envuelto en fuego.
Que me empapa a mí
que me contagia a mí
que sabés que es para mí.
Y digo uno, porque sos dos.
No digo dos, porque uno es el que me toca.
Tocarte quisiera ayer
para saberte.
Hoy me alcanza por recordar
tu risa.
O quizá la imagine
pero como quieras tu voz flota
revolea sus tonos
porque si no vivo por tu figura imaginada
muero en el intento de querer olvidarte
Y sin poder me aferro a
la sutileza de tu piel
recorrida sin alardeo por mi aliento.

No te veo
pero te tengo.
Al mismo tiempo:
No te tengo
pero te sigo viendo.

1 comentario:

  1. Que complejas son las emociones, tan dificiles de describir, que parece que el idioma no alcanza. Y al tratar de hacerlo, parece que surgen paradojas. Y preguntas que tal vez no tengan respuestas.

    ResponderEliminar