AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

viernes, 4 de julio de 2014

CARTA TRISTE DE AMOR, EN BUSCA DE UNA RAZÓN PARA EXISTIR A PESAR DE LA MELANCOLÍA DE EXTRAÑAR

El aire pesado de tanto esconderse bajo este cielo infinito. La ironía de tenerte y al mismo tiempo esperar tenerte más. El complejo sentimiento de llorar sin que me veas, y querer que me veas.
No puedo deslizar mi aire por tu cuerpo, no puedo saber lo que vuela ahora por tu mente, no puedo si quiera imaginar el gesto tuyo de vivir lo que sea que estés viendo.
El mundo se me derrumba al rededor mientras más te pienso, y sin embargo me siento vívida en cuanto deseo con locura poder mirarte a los ojos y decirte cuánto te amo.
Te extraño por sentir que sin vos mi ser pierde sentido, por soñar con una unión inseparable entre tu mano entrelazada con mi cara, y porque sé que es tu alma quien reconforta mi cuerpo.
Al menos me conformo con saber, fuera de todo margen de insanidad, que existís y que existís para mí. Si no puedo verte, amor, te amo igual. Sos real y tu abrazo no es imaginario. Tratá conmigo de desaparecer la distancia.

Te amo, de acá hasta siempre.

2 comentarios:

  1. La melancolía es una carga pesada, incluyendo la de añorar lo que no está y fue importante. Pero hay que seguir, aunque duela.
    Seguro que hay motivos para existir y conservar las emociones.
    El futuro vendrá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez no se haya entendido, pero hablo de un presente y no de un pasado. No sé qué es peor jaja
      Igual estoy feliz

      Eliminar