AL OTRO LADO DE LA CALLE DEL OTOÑO

jueves, 5 de junio de 2014

Sali caminando a sorprenderme con la lluvia
No sabía que caía, pero lo hacía.
Absorta en el “paso-paso”
Pasé a hundirme.
De un salto de charco,
Cuerpo y alma se separaron.
Me vi desde el aire mismo
Inmersa en mi propia historia.
De agua estancada,
Con el desagote frente a mí.
Chocando contra el árbol abierto
Rodeándolo, en lugar de atravesarlo
Enterrar, en lugar de escapar.
Hubiese sido más fácil salir de ahí,
Hubiese sido sentido mi reír
Pero en ese hubiese, preferí seguir.

1 comentario:

  1. ¿Cuales de las opciones posibles era la mejor?
    No siempre es facil saberlo. Interesante planteo poético.
    Gracias por seguir en la blogosfera.

    ResponderEliminar